domingo, marzo 13, 2011

No deja de ser curioso...

.
No deja de ser curioso que lo que más nos empeñamos en enmendar en los demás es en aquello en lo que más fallamos, es como si de alguna forma con ello paliásemos nuestras propias mermas, como si el fallo del otro disminuyese por completo al que a nosotros nos afecta.

Y de alguna forma no es un error, tratamos un problema del que conocemos realmente bien cada detalle, es como recorrer un camino del que sabemos de memoria cada curva y cada recta...

Podemos afrentar al otro con todas y cada una de las excusas con las que se contenta, por que son las mismas con que nosotros acallamos nuestra conciencia, e incluso conseguimos muchas veces ser el detonante que hace que el otro explote y supere ese problema, esa limitación que le merma... aunque a nosotros no nos sirvan los estímulos que a ellos les sirvieron de espoleta.

No deja de ser curioso, y me sigo preguntando si es generosidad, si es venganza, o si es simplemente que hacemos pruebas...
.

4 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Ja, ja, mía. Esta es la clásica viga en el ojo ajeno y pajita en el propio... Un abrazo.

txusman dijo...

es cobardía y estupidez, a partes iguales, por que sabemos perfectamente como resolver el problema y no lo hacemos aunque si lo recomendamos...
Aunque lo de hacer pruebas... nunca lo pensé de esa manera, pero desde luego desconociendo la naturaleza del ser humano, joder! no me extrañarìa nada de nada.

Un saludo Amiga Mia

El Vice dijo...

Porque siempre creemos estar en posesion de la verdad.Un abrazo desde Beirut

BETTINA dijo...

No puedo más que estar de acuerdo con todos y cada uno de los comentarios anteriores. Alguien me dijo alguna vez que al ver los defectos de los demás, estamos mirándonos a nosotros mismo en el espejo de su alma.
Excelente post.
Besotes guapa