miércoles, julio 22, 2009

Tanto... tanto calor...

.
Se hace difícil respirar con este aire que parece que va a abrasar los pulmones cuando entra, y casi tienes la sensación de que la piel va a empezar a caerse literalmente a tiras...

Se impone bajar la velocidad al máximo aún cuando uno echaría carreras para acortar el camino cada vez que está en la calle en esas horas en que es aún más fuerte esta tremenda calina, pero la sola idea de acelerar la respiración borra de golpe la idea que estúpidamente nos anima a esas proezas suicidas...

Y llegas al refugio cerrado y resoplas como quien ha conseguido una vez más salvar la vida, y te empeñas en acompasar una respiración que llega dolida y...

Y la calle sigue plagada de gentes que no pueden permitirse el lujo de buscar el refugio de esa sombra segura...
.

4 comentarios:

lavabajillo dijo...

El calor es terrible. Casi acaba con todos nosotros. Hay que buscar la brisa del mar como estoy haciendo yo.
A aguantar..

Qalamana dijo...

A mí me encanta "la caló" y cuanta más mejor :)

Goathemala dijo...

Yo lo llevo muy mal. Sobre todo la falta de humedad, me amojamo y no quiero nada más que brisas húmedas y lluvia. Con lo que queda.

Un abrazo.

Nerim dijo...

Ya se que bueno no es, pero llevo durmiendo delante de un ventilador todas estas noches. El calor me agota y lo que es peor, me anula completamente. Como Goathemala, quiero brisa, lluvia fina que me empape el cuerpo y el alma.

Un beso