domingo, abril 20, 2008

Lo implícito…

.

Mi eterno caballo de batalla, es algo que he llegado realmente a entender y a aceptar, posiblemente el mayor de mis errores la verdad…

Siempre entiendo todo aquello que se supone “Está Implícito”, lo asumo tranquilamente sin más, doy muy pocos problemas justamente por eso, son cuestiones que se “ven” desde el primer momento sin necesidad de ser precisamente una lumbrera, y, no cuesta nada facilitar las cosas a todo el mundo, y aceptarlo sin obligar a que tengan que precisarte nada más.

Y todo funciona bien, muy bien… pero de paso, yo calculo que todos aquellos que ven acomodada cualquier situación conmigo por esa ¿cualidad? van a responder de la misma manera, van a entender las cosas igual, no va a ser necesario explicar cada detalle, ni repetir, ni precisar…

Pero no, claramente las cosas no funcionan así, de repente, lo mismo que ayer hacía que todo fuera perfecto, hoy, no se puede tolerar, fácil excusa realmente, sin ningún trabajo se puede aducir que fue una suposición de cada uno llegar a esa conclusión, así, sin más, que nadie dijo “Blanco”, que fue una conclusión ¿errónea? sin más, y de paso, que de que te quejas, que nunca dijiste claramente “B” o “A”,

Me cuesta muchísimo ser “Explícita”, y pedir que conmigo lo sean, me cuesta aún más, pero es algo que llevo ya tiempo practicando… no quiero más “malosentendidos” de ese tipo la verdad…

Y es una pena, por que lo “Implícito” esta siempre tan claro… una pena.. de verdad…

Aún así, tengo suerte, sigo manteniendo pequeños reductos donde puedo permitirme el lujo de seguir siendo como siempre… donde están claras las miradas, y no hay duda de lo que significa cada gesto, donde no hay equívocos, donde los silencios hablan y donde la sonrisa cuenta sin parar… si, tengo suerte, es un lujo difícil de igualar.

.

5 comentarios:

Gerardo Omaña dijo...

Si, ciertamente es así,porque es algo que se entiende incluido en otra cosa sin expresarlo o referencia sobreentendida.

Un saludo bello y afectuoso

Besos para tu alma

Bettina dijo...

Se muy bien de lo que hablas. Uno parece ser mago. Entiende perfectamente las medias palabras, los gestos, lo "implícito". Pero no todo el mundo lo hace, de hecho hay veces que pareciera que decir "te invito a comer a casa" quisiera decir, "vente a pasar el día". Mucha gente no se da por aludida. No se entera o no se quiere enterar. Pero a la vez hay como una especie de pacto de silencio donde los demás dan por sentado que uno tiene que saber lo que está implícito, y encima si alguna vez, porque andas con la cabeza vaya a saber dónde, lo pasas por alto, luego al darte cuenta desearías que la tierra te tragara. ¿Sentirá el resto lo mismo cuando les ocurre esto, o les da igual?

Qalamana dijo...

Sí, a veces las cosas van implícitas, se sobreentienden... aunque en ocasiones no está tan claro, me refiero a cuando se tiene culturas distintas, hay puede ser un problemín...

Besos!

muxica dijo...

Creo entenderte, aunque tu texto se puede aplicar a distintas situaciones, por eso prefiero callarme y no meter la “pata”
Sólo decirte que encanta siempre lo que dices.
Un abrazo

fiorella dijo...

Yo a veces me pregunto si es que lo implìcito lo entiendo fàcil o yo lo hago implìcito y resulta que no era asì.Soy muy despistada en general y tiendo a pensar que entendì mal algo.Ahora,eso que decìs que a los demàs les resulta còmodo,cierto,muy cierto.Me cuesta igual que a vos ser explìcita.Un beso