jueves, abril 30, 2009

Dar tiempo...

.
Y cómo llegan a ser precisamente esas las cosas que más tememos, todo aquello que tan solo depende de dejar pasar el tiempo...

Puede que sea ese confuso sentimiento que generan de que no hacemos nada por solucionar lo que nos angustia, lo que nos apremia, como si el hecho de dejar pasar el tiempo, cuando ya ha quedado claro que es la única forma de solucionar algo fuera rendirse, como si el no entrar en acción supusiera dar por perdida la batalla que más nos interesa....

Y se convierte algo que solo precisa espera, en la más magnífica de las empresas, agotadora, inmensa, eterna...

"Dar tiempo"... cómo algo aparentemente tan simple, puede llegar a requerir tanta disciplina y tanta destreza...
.

2 comentarios:

RAIKO dijo...

De acuerdo contigo, Mía, es cierto que muchas veces conviene "darle tiempo al tiempo", pero, como todo chascarrillo, este tiene su contradictorio dentro del propio refranero y convengo contigo en que "el que espera, desespera". Un besote.

Verónica Gran dijo...

Be water my friend!!